Localidad

Más sobre nuestra posada y el lugar en donde se encuentra…

tn_beach-panoNos encontramos localizados en la playa de la Bahía Manzanillo, cerca del pueblo de Troncones, a aproximadamente 40 kilómetros de la zona turística de Ixtapa Zihuatanejo. Estamos lo suficientemente cerca de Ixtapa, para que nuestros visitantes que así lo deseen puedan vivir la experiencia de la vida nocturna o ir de compras; al mismo tiempo, somos un mundo aparte del ambiente “spring break” de Ixtapa.

Tanto nuestra pequeña bahía como pueblo de Troncones tienen todas las amenidades y opciones para comer que usted pueda necesitar durante su viaje. Las personas que nos visitan permanecen en la playa durante prácticamente todo su viaje. Hay cuatro restaurantes gourmet en la misma playa, y es perfectamente aceptable comer en traje de baño en cualquiera de ellos. Usted podrá escoger entre ambos mundos.

tn_aerialTres kilómetros adelante de Troncones también podrá encontrar otras opciones para comer; desde el auténtico sabor mexicano en El Burro Borracho, Costa Brava y Doña Nica, hasta los lunes de futbol con sándwiches y tacos en el Café del Sol. Troncones cuenta también con dos muy convenientes tiendas para surtir sus necesidades de abarrotes, cerveza y licor.

Como se puede apreciar en las fotos del slideshow, tenemos especialmente buen cuidado de la playa frente a nuestra posada, además de estar activamente involucrados en nuestra comunidad local, al encabezar la asociación de vecinos que además de proveer agua y servicios sanitarios, participa en la promoción de fiestas y en la organización de eventos y fiestas. Este es nuestro hogar, lo queremos y queremos mantenerlo adorable. Vivimos en el paraíso, y lo tenemos presente día con día. Cada aspecto de nuestra villa refleja el gusto que experimentamos cada día de nuestra vida aquí.

Posada Raqueros no es una experiencia vacacional con un paquete prepagado tipo Disneylandia. Es una experiencia verdaderamente única, elegante y serena. Es un momento de tranquilada en su máxima expresión, en donde todas las opciones están a su disposición. ¿Actividades? ¡Claro! Usted puede surfear, esnorquelear, escalar, remar en kayak. Rentar una lancha, o sólo caminar por las playas. ¿Paz y tranquilidad? Absolutamente; puede optar por pasar la semana completa reposando en una silla playera, en compañía de un buen libro…o de una refrescante cerveza. ¿Elegancia? Sí; no hay nada como caminar a su casa en la playa, después de una cena gourmet, y subir a nuestra terraza a tomar una copa y a escuchar un poco de música clásica, enmarcada por el rugir de las olas.

Sobre los propietarios…

En otra vida, Hans Brouwers, propietario de Raqueros, hizo carrera en ayudar a hacer el aire que respiramos más limpio y seguro. Como resultado, la Posada utiliza tecnología y diseño apropiado en un esfuerzo la atmósfera en la que todos vivimos. Cuando llegue por primera vez a Posada de Los Raqueros, no podrá evitar notar varios páneles solares sobre la propiedad. Estos páneles se encargan de todas nuestras necesidades de agua caliente. Después de inspeccionar un poco más, podrá notar como el agua usada es redistribuida para satisfacer las necesidades de los árboles y plantas que sen encuentran en la propiedad. No desperdiciamos ni un solo recurso natural… y hay plantas, árboles en abundancia. Las fuentes le dará la bienvenida tan pronto como cruce la reja de entrada, mientras salpicando alegres en nuestros patios. Las sombreadas hamacas se enfilan en nuestra terraza, con vista a un jardín cubierto con heliotropos, árboles de plátano y palmeras.

Angie, compañera de Hans, tiene una amplia trayectoria en la industria hotelera por lo que se asegura perfectamente de consentir a los huéspedes y hacerlos sentir como en casa durante su estancia. Ha decorado con exquisito buen gusto toda la posada, en una forme ecléctica y con una mezcla de estilos, europeo, mexicano y asiático. Los entusiastas del arte, la arquitectura, la cerámica y el diseño han siempre comentado la extensiva atención que presentamos a los detalles en el diseño de nuestra posada y de sus jardines.

Y a unos pasos, la playa…